Saltar al contenido

¿Por qué mi perro tiene sangre en las heces?

Encontrar sangre en las heces de nuestro perro debe ser algo impactante y en muchas ocasiones, nos puede llegar a preocupar mucho, especialmente si se suma a otros síntomas.

Antes de empezar a explicar las causas por las que nuestro perro tiene diarrea o sangre en las heces, es importante que sepas que en la gran mayoría de casos, la sangre en las heces en perros se puede curar haciendo un cambio en la dieta.

Sin embargo, es posible que tu perro pueda estar afectador por algo más grave como cáncer o parvovirus. Toquemos madera para que esto último no tenga nada que ver con la salud de nuestras mascotas.

Sangre en las heces, ¿Hemetoquecia o Melena?

Por qué mi perro tiene sangre en las heces

Existen dos tipos de medicales de presencia de sangre en las heces: La hematoquecia y la melena. Es muy importante tener claras las diferencias entre ambos tipos, ya que de eso dependerá en gran medida el diagnóstico. A continuación explicaremos brevemente en qué se diferencia la una de la otra.

Hematoquecia: es la presencia de sangre fresca en las cacas. Esta sangre posee un color rojo vivo en las deposiciones. En la hematoquecia la sangre puede verse fusionada con las heces o puedes ver unas gotas de sangre caer cuando tu perro está defecando.

Melena: es la presencia de sangre digerida en las cacas. La sangre muestra un color negruzco, es muy maloliente y tiene generalmente aspecto de alquitrán.

Causas de hematoquecia en perros

Algunas de las posibles causas de la hematoquecia en perros son las siguientes: Colitis, estreñimiento, fístulas en las glándulas anales, parásitos intestinales, pólipos, gastroenteritis hemorrágica e ingesta de veneno.

Causas de melena en perros

Algunas de las posibles causas de la melena en perros son las siguientes: Trastorno de coagulación con sangrados, tumores sangrantes o cáncer, úlceras de estómago, y hemorragias en el esófago, estómago, nariz y/o boca.

¿Qué hacer si mi perro tiene sangre en las heces?

Siempre es mejor prevenir que curar. Por eso, si detectamos que nuestro perro está haciendo deposiciones con sangre, debemos ponerlo en conocimiento de un veterinario cuanto antes.

El especialista podría realizarle un análisis de heces y de sangre, una ecografía abdominal e incluso, una endoscopia para llegar a un diagnóstico y comenzar con un tratamiento para mejorar la salud de tu perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *